Principal
URL principal
Exposiciones
Escritos

Juan Manuel García Varilla. Poesía.
-2006
 
El gurrumuño
Un gurrumuño feliz de cuento se disfrazó una noche sin luna.
A las hadas de los timbales contento se dirigía.
- ¡Hadas amigas, hadas amigas! ¿Queréis leer mi disfraz?
Las hadas vibraban y redoblaban sus timbales y nada respondían.
- ¡Hadas aladas, hadas aladas! ¿Queréis leer mi disfraz?
Las hadas ni gesto hicieron de haberle escuchado.
El gurrumuño se enfurruñó y con gesto ceñudo se dio la vuelta y marchó.
¿Sabéis como se enfurruña,ceñudo, un gurrumuño?
Así:       ~:(

Cuenta conmigo
No soy, Galatea amiga, un Dalí centenario
ni sobre los surcos de tu edad labro el destino.
No cubro de hojas mi cabeza en las fiestas
ni me solicitan para hablar en los escenarios.
Si esta sonrisa que se me abre al verte
quedase grabada tras la despedida.
Si esta alegría que me rebosa ahora
perenne pudiera mostrar a los otros...
Ni mis ideas son claras, ni mis intenciones.
No tengo un proyecto grandioso
no puedo ofrecerte un modesto sendero:
Acaso un humilde asidero lejano.
Acaso una alternativa a la entrega absoluta.
Me hago pequeño, pero allí estoy.
No valores la oportunidad de contar conmigo:
Cuenta conmigo.


Los que nos han matado
Los que nos han matado, que no convencido.
Los que nos han mentido, que no engañado.
Volverán a matarnos si seguimos allí.
Volverán a matarnos si no seguimos allí.
Volverán los secretos depredadores de los pueblos.
Volverán los alquimistas del dolor y del miedo.
Ya vuelven: A la sóla mención de lo que es justo.
Era justo hace un año y sigue siendolo ahora:
Justo es que los soldados regresen.
Asesinadnos, pero no nos torturéis con retóricas.
Dejadnos en paz, con nuestra pena de obreros.
Dejadnos en paz, con nuestros muertos.


Entrevías

 Bienvenidos al guetto de Entrevías.
 Rodeados de un muro de rencor.
 Donde viejos y niños se parecen
 como sombras del proyecto de una generación.
 
 Donde la lluvia al caer
 ensucia basuras y papel.
 Donde cualquier rayo de un sol
 es llanto de un astro menor
 que llega en un estertor.
 Regatos de sangre
 como filos de navajas
 surgiendo del coraje
 de un pueblo luchador
 han regado los barros de una plaza
 siendo lágrimas y ropas del niño que jugó.
 
 Bienvenidos...
 
 Entre miseria, entre La Hez
 de un estancado porvenir.
 Estrangulados al nacer,
 yertos, en una estación
 de chabolas de cartón.

 Bienvenidos al guetto de Entrevías.



Pozo

Si tan sólo las amapolas no hubiesen florecido.
Si el basalto caliente no se hubiera cubierto de sus pétalos.
Si los terraplenes no te hubiesen robado las heras
Si las escombreras no proliferaran como cráneos hendidos...


Tanto deseaste vivir que te dieron viviendas nuevas.
Tanto quisiste a Madrid que alargaron la avenida.
Tanto sentías tu lejanía que te acercaron las carreteras.
Tanto mirabas las vías que alguien te dio una estación.


Como gritabas trabajo te dieron paro.
Como gritabas salud te dieron drogas.
Como gritabas libertad te dieron comisarías.
Como gritabas cultura te dieron mentiras.


Estos son tus límites:
Ronda del Sur, Parque de Entrevías, Rastrillo los domingos.
Los pinos del parque cubiertos de orugas.
La Celsa ya invisible de chabolas y de sus fantasmas.
La M-40 que te hiere.
La avenida, la estación, deseada y maldita, y las vías.

Y los trenes de marzo.


Pozo del Tío Raimundo.





 

 
 - Bronce.
   Pastel. 2004.

 Del pensamiento al corazón

 Del pensamiento al corazón,
 del corazón al pensamiento,
 del pensamiento a la mano,
 de la mano a los dedos.

 De los dedos a la tecla,
 de la tecla a la memoria
 de directo acceso.
 De ahí a la pantalla
 por caminos eléctricos.

 Escribo tu dirección
 en el programa de correo.
 Te hablo a través de un aire
 cual extensión de mis nervios.

 De mi cerebro al aire,
 del aire a tu encuentro:
 De tu vista ansiosos
 recorren el mundo mis versos.

Guantánamo, 2006. Técnica mixta.

Celadores del pensamiento (fragmento)


Soy un llanto infantil
en una aldea hambrienta.
Soy un niño perdido
en las ruinas de una guerra.
Soy una herida que sangra.
Soy una fiera revuelta.
Porque no existe la esperanza.
Porque es terrible tu ausencia.
Porque siempre aquí es crepúsculo
y porque el tiempo no cesa.

Y porque me regalabas palabras
y porque probé tu aliento.
Y porque siento que no siento.
No siento nada. Muero.


 


Palabras de cal

 A veces en el sueño del trabajo,
 golpes de máquina y hoz,
 recuerdo los ruidos del barrio.
 vuelvo, voy.

 Y es entonces, en ese tris lejano
 de la umbría alcoba grís,
 cuando desde el vino del tiempo
 todos vosotros venís.

 Noches de mano al fusil.
 Noches de barrio al candil.

 Alzamos al viento un coraje,
 tanto de aquello hace ya.
 Los muros se pintaban de fiesta...
 Alguno las despintará.

 Ven al granero a luchar
 con huecas palabras de cal.

 Cazábamos muchísimas moscas
 esperando la revolución
 y hacíamos del sayo del tiempo
 un telón.

 ¡Basta de burla, animal!
 ¡Deja en la puerta tu cal!


Ranas y tritones

 Ranas y tritones
 juegan a guiñoles:
 Juegan con el agua
 se visten de algas.
 Un tritón bucea,
 una rana salta.
 Ranas y tritones
 juegan con el agua.